Gary Coleman pasa el peor cumpleaños de su vida

Debió asistir a tribunal de Utah para responder a las causas de su detención el mes pasado por cargos de daño criminal, asalto y violencia doméstica
Foto: eonline.com
En lugar de celebrar sus 42 años con gran estilo, el ex actor infantil Gary Coleman tuvo que pasar parte de su cumpleaños hoy en un tribunal de Utah  respondiendo a las causas de su detención el mes pasado.

Coleman se declaró culpable de un cargo de daño criminal por lo que fue multado con 595 dólares como parte de un acuerdo con la fiscalía, según se enteró E!News. A cambio, el juez desestimó los cargos de asalto y violencia doméstica suspendiendo una condena de 30 días de cárcel.

"He estado en mejores lugares en mi cumpleaños", le dijo Coleman al Salt Lake Tribune antes de que comenzara la audiencia. Por último, Coleman fue puesto en libertad condicional de un año y tendrá que participar en un programa de tratamiento de violencia doméstica.

El 24 de enero, las autoridades respondieron a una llamada al 911 por un "disturbio civil" en la casa compartida por el actor y su esposa de tres años, Shannon Price. Aunque no fue acusado de ningún delito relacionado con esa llamada, fue detenido porque la policía encontró una orden pendiente por saltarse una cita con la corte derivada de un anterior problema de violencia doméstica.

En agosto pasado, la pareja tuvo una discusión acalorada, que acabó en un arresto bajo sospecha de violencia doméstica y ambos fueron citados por conducta desordenada. Coleman no se presentó para hacer frente a ese cargo y por lo tanto fue detenido.

(Coleman y Price no han tenido precisamente una unión pacífica, en 2007, fue citado por un delito menor de conducta desordenada tras otra pelea con su señora.)

El actor pasó una noche en el calabozo antes de que el productor de su última película, Enanos vs Mascotas (Midgets vs. Mascots), pagara 1.725 dólares para sacarlo. La fianza vino con una condición: A cambio del dinero en efectivo, Coleman aceptó que los cineastas dejan en una escena en la que el actor pasa desnudo.