Justin Bieber dice que extraña compartir momentos con sus amigos

El cantante adolescente, quien se encuentra de gira por Madrid, dijo que la fama le ha costado "tranquilidad" y momentos divertidos con sus amigos.
EFE

El ídolo juvenil Justin Bieber ha pasado por Madrid con doble motivo: ofrecer un concierto ante sus enfervorizadas fans y presentar su documental "Never Say Never", que muestra los entresijos de su precoz estrellato aunque también sus carencias: "Echo de menos quedar con mis amigos", ha reconocido.

El pequeño canadiense, que a los 14 años se convirtió en un fenómeno on line gracias a YouTube, ahora, con 17, viaja de gira mundial, acompañado de su madre y su manager, Scooter Braun, pero aún así reconoce que la fama tiene sus inconvenientes.

"Me gusta mucho lo que hago y viajar a sitios muy interesantes, pero a veces echo de menos quedar con mis amigos o estar en casa tranquilo", ha asegurado quien presume de ser "un chico corriente que hace cosas corrientes", pero que hoy negó en Madrid el tradicional posado a los fotógrafos.

Justin Bieber, con dos discos en el mercado ("My World" y "My World 2.0), una biografía publicada y una legión de fans que se han autodenominado "beliebers" ("creyentes" en inglés, pero cambiando la "v" de believers por la "b" de Bieber) ha decidido retratar su peculiar fenómeno en un documental que ha amasado 86 millones de dólares (60,4 millones de euros) en todo el mundo.

En él muestra su meteórico ascenso a la fama hasta llenar el legendario Madison Square Garden de Nueva York con uno de sus conciertos. Ahora, en España, también dará mañana un concierto en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

Pero antes, su ascenso como hijo único y también precoz de una joven canadiense de familia conservadora y su innato don para todo tipo de instrumentos: piano, guitarra, batería o trompeta.

"Mi historia y mi película traen esperanza a la gente y eso me parece importante", ha explicado el cantante de "Baby". "Es importante tener una meta y dar lo mejor de ti para conseguirla", ha añadido.

Bieber al contrario que otras estrellas adolescente como Miley Cyrus o Britney Spears no tenía a Disney "prefabricando" su estrellato, pero con su sueño ya cumplido, ahora tiene otro: "Mi sueño para el futuro es crear una vida cómoda para mis hijos, quiero tener una buena familia y una carrera larga y exitosa", ha reconocido.

Con el éxito cosechado antes de la mayoría de edad y el cambio de niño a hombre todavía por llegar, se cierne un gran interrogante sobre su futuro. "Cometeré errores porque todo el mundo los comete, pero estoy rodeado de gente muy valiosa e intento acostarme cada noche sabiendo que he sido buena persona", ha explicado.

De momento, además de su agente, tótems de la industria musical estadounidense como Usher o Ludacris han trabajado con él y para su tercer trabajo, que promete será "diferente", también asegura que ampliará su nómina de colaboradores.

Pero Justin Bieber ha lanzado hoy dos agradecimientos tan opuestos como descriptivos de una estrella de nuevo cuño como él: a Dios y a internet.

"No diría que soy religioso, pero soy espiritual. Dios es muy importante para mí porque me ha dado esta oportunidad y le doy gracias por ello. Siempre que puedo le rezo", ha confesado.

Y respecto a la red, ha dicho: "Ha jugado un papel fundamental en mi carrera. Yo no mandaba maquetas a las discográficas, pero sí hacía vídeos que colgaba en YouTube. Agradezco a las redes sociales su ayuda", ha subrayado.

En "Never Say Never" queda patente esto cuando, al tener que aplazar uno de sus conciertos por problemas con la voz, su twitter se desborda por los comentarios de apoyo de sus fans, alguna incluso ofreciéndose para cocinarle una sopa.

Estados Unidos ha sido el país donde su fenómenos ha sido más llamativo, pero no han faltado hoy en Madrid "beliebers" acampadas desde hace días a las puertas del Palacio de los Deportes.

"Me encanta tener el apoyo de las fans, aunque a veces me preocupa que pasen tanto tiempo esperando. Pero bueno, supongo que lo hacen porque quieren", ha observado.

Y, finalmente, aunque "Never Say Never" sea un documental que muestra a Bieber tal y como es, el cine debe prepararse para el desembarco de la pequeña estrella en Hollywood: "Me gustaría explorar mi carrera cinematográfica", ha concluido.

-EFE-