revistaplus.com

Kim Kardashian, famosa por protagonizar su propio reality en el canal E!, está de cara a un nuevo escándalo por un lujoso anillo que le regaló su exesposo Kris Humphries.

Como se recordará, la socialité se casó con el jugador de baloncesto en agosto de 2011 y 72 días después decidieron separarse. Pero durante el noviazgo él le obsequió una lujosa joya: un anillo valuado en US$2 millones que ahora le reclama.

Kardashian, mientras tanto, está concentrada en su nuevo amor, el rapero Kanye West, y en las grabaciones del reality que hará junto a su familia en la mencionada cadena de televisión, por el cual firmó un contrato por US$40 millones.

Según el portal TMZ, en el contrato matrimonial de la pareja, Kardashian dejó en claro que, de divorciarse, ella podría quedarse con el anillo de diamantes si pagaba su precio.

¿Y el anillo? Bien, gracias.