Sitio oficial / Foto referencial

La presentadora de TV Kim Kardashian le dio finalmente el "sí" al basketbolista Kris Humphries, de los Nets de Nueva York, en la noche del sábado.

Según informó su representante a los portales E! Online y People, tal como se había anunciado, la ceremonia se realizó en una mansión de 20 millones de dólares en California, que pertenece al expresidente de Google, Eric Schmidt, hasta donde llegaron algunas de las estrellas más brillantes del firmamento de Hollywood.

Entre los invitados se encontraban Demi Lovato, Vera Wang, Mario López, Mark Ballas, Eva Longoria y Eduardo Cruz, Ryan Seacrest y Julianna Hough, Alan Thicke, Venus y Serena Williams, Brody Jenner y Avril Lavigne, Dina, Ali y Lindsay Lohan, así como algunos de los miembros del equipo de los New York Nets.

Kardashian, de 30 años, caminó hacia el altar de la mano de su padrastro Bruce Jenner, luciendo un vestido de color marfil, con una falda de tul y encajes bordados a mano, especialmente diseñado por Vera Wang, y con zapatos de Guiseppe Zanotti.

De acuerdo al portal E! Online, la novia tuvo un estilo que solo puede describirse como “muy Pippa”.

El novio, cuatro años menor que ella, apareció elegante con un esmoquin negro con solapa blanca de Ermenegildo Zegna, junto a sus padrinos, entre ellos el hermano de Kim, Robert Kardashian, quienes lucieron tuxedos negros con solapa del mismo color de la casa de modas italiana.

Las damas de honor fueron Kourtney (32) y Klhoe Kardashian (27) y Kendall (15) y Kylie Jenner (14) Humphries, todas vestidas de blanco por Vera Wang.

El padrino de anillos (del mismo diseñador de la sortija de compromiso, Lorraine Schwartz) fue el hijo de Kourtney, Mason Disick, de 1 año 9 meses de edad.

La estrella de “Keeping Up with the Kardashians” separó dos cambios de ropa de color marfil para la recepción, también de Vera Wang, y una bolsa tipo sobre de Judith Leiber; mientras que el deportista eligió un esmoquin similar al de sus padrinos.

Previamente, Kim comentó que esperaba que sus invitados apreciaran cuan divertido, ostentoso y glamouroso es la fiesta que tiene preparada para la recepción. “Será muy íntimo. Algo que saldrá del corazón. Y la gente pensará: Oh, Dios, mío. Ese vestido”, dijo.

Lea más NOTICIAS de ENTRETENIMIENTO haciendo clic AQUÍ.