La matrona del Clan Kardashian dejó todo para estar al lado de su hijo. | Fuente: WireImage

Kris Jenner abandonó sus vacaciones en St. Barts  para estar junto a su hijo Rob Kardashian, quien se encuentra ingresado en un hospital desde el martes. Jenner se encontraba en la paradisíaca isla caribeña junto a su novio Cory Gamble tras pasar la Navidad junto a su familia en California.

Cuando la noticia de que su hijo fue hospitalizado y se le diagnosticó que padece de diabetes llegó a sus oídos, la matriarca del clan Kardashian no dudó en regresar a Los Ángeles.

Rob tuvo problemas de estómago durante el fin de semana, no se sentía bien”, dijo una fuente a People.

“Tiene que tomar medicinas para controlar el nivel de azúcar en su sangre. También tiene que cambiar su estilo de vida, necesita ver a un dietista y cambiar su forma de comer. Si no cambia su estilo de vida, puede tener graves consecuencias”, agregó.

Rob ha estado alejado del ojo público los últimos dos años después de batallar contra una  depresión y haber ganado unos 50 kilos de peso.

¿Qué opinas?