El actor estadounidense Mickey Rourke, sex symbol en la década de los años 80, regresó con victoria al boxeo a sus 62 años, en Moscú, después de haber colgado los guantes durante dos décadas.

Con un short rojo adornado con la bandera rusa, el actor, visiblemente en forma, golpeó con fuerza y de manera insistente a su rival, Elliot Seymour, un boxeador profesional estadounidense, 33 años más joven.

El combate, previsto a cinco rounds de dos minutos y medio cada uno, duró apenas 4 minutos, el tiempo necesario para que Seymour, de 29 años, renunciara ante la lluvia de ataques de Rourke.

“Estoy muy contento por poder volver a subir al ring. Gracias a Dios por darme esta posibilidad”, declaró a AFP.