Nélida Piñon: "El vacío dejado por Gabo lo llena su obra"

La escritora brasileña, miembro de la Academia Brasileña de Letras expresó su pesar por la muerte de Gabriel García Márquez.
AFP

La muerte del novelista colombiano Gabriel García Márquez deja un enorme vacío en la literatura mundial, que puede ser llenado en parte por la propia obra que dejó, afirmó hoy la escritora brasileña Nélida Piñón, considerada como una de sus mejores amigas y colegas en Brasil.

"Es una pérdida difícil para todos. Una pérdida que evoca grandes memorias. Pero por lo menos podemos conformarnos con la idea de que podemos llenar ese vacío con la gran obra que nos dejó", afirmó a Efe vía telefónica la autora de novelas como "La casa de la pasión" (1972), "La Dulce canción de Caetana (1987) y "La república de los sueños" (1984).

"Es lógico que va a dejar un gran vacío, pero, incluso cuando estuvimos alejados, él siempre emitió señales de grandeza. Cada vez que nos dejaba ver una página suya nos garantizaba que el talento es posible, que la literatura se justifica y que las palabras pueden llenar las ansias de la humanidad", agregó.

Piñón, una de las escritoras más conocidas de Brasil y Premio Príncipe de Asturias a las Letras en 2005, afirmó que la obra del autor de "Cien años de soledad" es tan universal que ya fue probada a lo largo de décadas y hasta hoy sigue enriqueciendo el imaginario no sólo de Latinoamérica sino de todo el mundo.

La novelista brasileña recibió en Alemania, en donde participaba de un seminario, la información de que el Nobel de Literatura de 1982 murió hoy a los 87 años en su casa en Ciudad de México.

La salud del Nobel colombiano se había deteriorado en las últimas semanas por una complicación respiratoria que obligó a su ingreso en un hospital de la capital mexicana del que salió para continuar su convalecencia en casa, donde falleció.

"Los amigos pensábamos que era inmortal no sólo por su obra sino también por su forma de ser, por ser un caribeño con una forma de ver la vida muy parecida a como lo hacemos en Brasil", afirmó.

Piñón, la primera mujer en recibir el Premio Juan Rulfo de Literatura (1995) y la primera en asumir la presidencia de la Academia Brasileña de Letras, describió a García Márquez como "un colombiano del Caribe alegre, cosmopolita y universal".

"Su obra garantiza una soberanía creadora para las Américas", agregó.

La novelista brasileña relató que se encontró por última vez con el colombiano hace unos tres años y que en la época no notó que padeciera de ningún problema.

"Siempre vi a Gabo con salud y siempre al lado de Mercedes, su querida compañera toda la vida", afirmó. EFE