Tras la trágica muerte de David Carradine, Quentin Tarantino, quien lo dirigió en "Kill Bill", todavía no puede asimilar la pérdida del actor. En el programa de Larry King, el director de cine lo recordó junto a otros actores como Rob Schneider y Michael Madsen y manifestó que fue un sueño dirigir a Carradine.

"Todavía estoy un "schock". Para mí fue un sueño dirigir a un actor fantástico, con carácter. Realmente es uno de los grandes genios locos de Hollywood" dijo Tarantino.

 El cineasta mencionó que no admite la teoría de que el actor se quitó la vida. "No puedo concebir que en algún período de la vida larga de David podría haber sido un suicida".

Rob Schneider coincidió con Tarantino y dijo que la estrella de "Kung Fu" tampoco logar comprender la muerte de su colega y aseveró que el actor de 72 años no se suicidio.

"Estoy convencido, no había ningún camino que él se habría matado, porque tenía una bonita familia. Él era una leyenda viva y realmente la gente lo apreciaba", manifestó.

Mientras que Michael Madsen mencionó que Annie, la esposa de Carradine, está un poco confundida por su muerte, pero que quiere aclarar que su esposo no era depresivo como para matarse.

"(Cuando me enteré) me dirigí donde Annie. Me dijo que la cosa más importante que ella quiere dejar en claro es que David no era suicida y no estaba deprimido", comentó el también padrino de matrimonio de David.

Carradine fue hallado muerto la mañana del jueves en un hotel cinco estrellas en Tailandia. Aunque las causas de su muerte no han sido esclarecidas, la policía no descarta que haya sido un suicidio.

David Carradine falleció a causa de un accidente sexual, según forenses


Melania Urbina: David Carradine era un hombre lleno de energía