Sony Pictures Classics

Las autoridades forenses de Nueva York iniciaron la autopsia para determinar las razones precisas del deceso del actor estadounidense Philip Seymour Hoffman, hallado muerto el domingo en Manhattan.

El cuerpo del actor fue trasladado a la morgue de la Oficina Forense de Nueva York y según se supo, los resultados de la autopsia podrían tardar varios días.

Se cree que la causa de su muerte fue una sobredosis de heroína, pues el intérprete fue encontrado en el piso del baño de su apartamento en West Village con una jeringa en el brazo. Cerca suyo había dos sobres que supuestamente contenían heroína y otros vacíos, según fuentes policiales y la prensa local.

En total, la policía habría hallado más de 50 sobres con una sustancia que sería heroína, indicó el lunes el canal CNN.

En el apartamento de Hoffman no se encontraron pastillas y los policías tampoco descubrieron signos de que el actor hubiera estado tomando alcohol.

Sin embargo, se sabía que el actor estaba pasando un mal momento personal: se había separado recientemente de su pareja, la diseñadora Mimi O"Donnell, la madre de sus tres hijos, según el diario Daily News.

En mayo del 2013, Hoffman había pasado diez días en un centro de rehabilitación para intentar curarse de sus adicciones.

La policía también está investigando los últimos movimientos del actor, por ejemplo a partir de su teléfono portátil, para saber quiénes fueron las últimas personas que estuvieron con él.