Captura Am

La producción nacional “Al fondo hay sitio” volvió con todo en su cuarta temporada y retomando el hilo de la historia que se quedó en la frustraba boda de Teresita y Mariano. Y también, se aprecian los problemas que enfrenta Lucho, quien no quería ingresar al templo del brazo de Reyna, asunto que al final accede a hacer.

Las escenas iniciales mostraron además los entretelones de la boda de Joel y Fernanda, que no se vieron al final de la tercera temporada. Los jóvenes se dirigen a una iglesia alejada donde se casarán. Mía y Bonifacio sirven de testigos de la apresurada boda.

Muy emocionados Joel y Fernanda finalmente se casan. El novio le dedica una canción acompañado de una guitarra. Finalmente, la lleva a un hotel de mala muerte llamado “El cielo” donde pretenden iniciar su luna de miel.

Mientras tanto, en casa de los González, doña Nelly está en pie de guerra contra los Maldini, a tal punto que le quieren quemar la casa. Bruno sufre un ataque de nervios por el abandono de Francesca quien huye con Mariano, a bordo del auto de éste. Teresita no logra superar su dolor y grita sin cesar.

Pepe se entera que Rafaela partió de viaje sin avisarle. Y Lucho llega a la casa de su madre con Reyna y sus dos hijos, decidida a quedarse. Lucho le dice a su madre que se va casar con Reyna. Doña Nelly no la acepta aunque él justifica todas sus acciones. “Te quiero lejos de aquí”, le dice y poco después se desmaya.

Reyna quiere quedarse en casa de los González a toda costa, pero Charito le sale al frente. Y empiezan a pelear. Reyna regresa a su hotel por sus maletas decidida a instalarse en la casa de los González.

Fernanda es enterada por su madre Isabella de la fuga de Francesca y Mariano. Se le ocurre llamar a Peter,  quien ha sufrido un colapso en un parque al enterarse de la fuga de su "Madam". Francesca vuelva a su casa y habla con su mamá, pero no le llega a decir que se casó con Joel.

Miguel Ignacio y la Gladys están en el hospital luego del nacimiento de Otto. Le pide a una enfermera que le traigan al pequeño que ha sido raptado por Claudia. Al tardar la enfermera, Miguel Ignacio sale a ver qué sucede. Se entera que el niño ha desaparecido. Vuelve a la habitación, pero no es capaz de decirle a Gladys lo que ha ocurrido con Otto. Más bien llama a Raúl, quien parte raudamente al hospital.

Joel vuelve a su casa y le dice a su mamá que se casó. Doña Nelly entra a la casa de los Maldini y le dice a Isabella que le dirá la verdad sobre su madre.

Miguel Ignacio recibe una estremecedora llamada de Claudia: “Hola Nachito, ¿quieres saber dónde está Otto?”.