Eduardo Adrianzén: Quiero saber quién ordenó recortar La Perricholi

Guionista de la telenovela dijo en RPP Noticias que se han recortado alrededor de 180 minutos de la producción que llega a su fin este viernes.
RPP / Marcos Re

Eduardo Adrianzén, guionista de la telenovela “La Perricholi”, hizo sentir su malestar en RPP Noticias al indicar que la producción ha sufrido una serie de recortes que nadie en América Tv ha justificado. Aparentemente detrás de toda esta historia hay un grupo de personas anónimas que han presionado a los directivos del canal y a los auspiciadores para eliminar escenas incómodas, señala el guionista.

“Hasta el viernes pasado se transmitió el capítulo 60 con total normalidad pero desde el pasado lunes 31 de octubre empezaron a recortar escenas. Parece que unos lobbies presionaron al canal para terminar la novela días antes y cortar escenas y personajes que pueden ser incómodos a personas que ven obscenidad donde solamente hay humor y picardía. Eso me parece grave habida cuenta que es un programa que está en segundo lugar en el ranking general”, indicó.

“Estábamos viendo la telenovela y nos dimos cuenta que faltaban 15 minutos. Al preguntar al canal nos entramos que se estaban haciendo estos recortes. Hemos vendido el argumento detallado al canal muchísimo antes de empezar la producción, los contenidos eran de conocimiento de quienes la financiaron por lo que estos recortes son inexplicables”, continuó.

“Las partes cortadas son las situaciones picarescas, unos novicios que son pícaros, una pareja gay, una monjas que están secuestrando a una chica, mendigos que opinan de política, una rebelión que se está armando contra el poder central, tiene que ver con ideología y política. Parece que le incomoda a un grupo de fanáticos que se hable de ciertos temas”, dijo.

“No quiero afirmar quién está detrás. Se habla de una institución pero nuestro único reclamo es saber quiénes son, con nombres y apellidos, las personas que presionan auspiciadores y al canal y que hacen que 400 mil personas vean un producto cortado porque los consideran discapacitados mentales. Eso me parece terrible”, añadió.

“Este es el trabajo de mucha gente y queremos saber quiénes son los que nos acusan, queremos saber con quiénes tratamos, quiero saber quiénes son los que nos califican de obscenos ya que todo se trata solapa, en silencio. Este es un caso sin precedentes en América Latina”, sentenció.