Tras un año y medio de iniciar el proceso de separación, Kim Kardashian y Kris Humphries finalmente se encuentran divorciados y listos para continuar con sus vidas por caminos distintos.

"No tengo nada (ninguna relación) en este momento (...) Estoy feliz. Tengo una gran sonrisa en mi cara", declaró el basquetbolista durante la premier de “El hombre de acero” en Nueva York, según informa Us Weekly.

Mientras que Kim espera la llegada de su primer bebé en julio, con el rapero Kanye West, Humphries confesó encontrarse soltero y centrado en sus entrenamientos y en su carrera.

“No se puede obligar a una vida de amor”, indicó. “Creo que se aprende algo todo el tiempo. Solo estoy centrado en mí y pasando un buen rato”.

Finalmente, el deportista indicó que "se siente muy bien" porque el drama del divorcio ha quedado en el pasado.