Messi y Bartomeu en la última renovación de contrato del delantero, en 2018
Messi y Bartomeu en la última renovación de contrato del delantero, en 2018 | Fuente: EFE

Lionel Messi le informó a Barcelona el último martes su intención de marcharse en los próximos días y cerrar así su ciclo en el club donde jugó toda su vida. La noticia causó un revuelo a nivel mundial y tiene ahora a ambas partes en caminos opuestos respecto al futuro del argentino.

En la primera aparición pública del equipo tras el burofax del '10', el secretario técnico Ramón Planes dejó en claro que la institución busca "construir un nuevo ciclo ganador alrededor del mejor jugador del mundo", mostrando el deseo de continuar con el astro por lo menos hasta junio de 2021, fecha en la que expira su contrato, y durante ese lapso conseguir renovarle por un periodo mayor.

Barcelona quiere agotar sus armas para mantener a Leo entre sus filas, pero la relación con el presidente Josep Maria Bartomeu se muestra desgastada, por lo un cambio de decisión se muestra como escenario complicado. Según señaló 'Sport', aunque se produzca una eventual dimisión de Bartomeu (algo que sugirió la oposición) como mandatario de la institución, el 'crack' seguirá en la misma línea de querer dejar al equipo.

Lionel Messi no quiere entrar en una batalla legal con Barcelona y espera que la directiva, finalmente, entienda que la única salida sobre el caso es aceptar un traspaso cuya cuantía debe ser mucho menor a esos 700 millones de euros que marca su cláusula de rescisión.