Contenido patrocinado por:

Dinamarca empató ante Irlanda y dejó la llave abierta a Rusia 2018

La Dinamita Roja no pasó del empate a cero en casa y ahora los dos lucharán en Dublín por el boleto para la próxima Copa del Mundo.
Dinamarca sumó su segundo empate en casa por las eliminatorias europeas a Rusia 2018. | Fuente: EFE

Dinamarca no pasó del empate en casa contra Irlanda (0-0) en una actuación deficiente, en un partido sin brillo en el que los visitantes lograron el resultado que querían y que deja la eliminatoria abierta para la vuelta en Dublín.

El partido no se desvió del guión previsto: Irlanda se echó atrás y se dedicó a aguardar en su campo, cerrando espacios, defendiendo el 0-0 como un tesoro, a la espera de lo que hiciera Dinamarca, que acaparó la posesión de la pelota.

Los irlandeses no se achicaron, y además supieron desconectar a Eriksen, el cerebro danés, aparte de su máximo goleador en la liguilla. Pero le sobró juego directo y le faltó paciencia para romper a un equipo no sobrado de talento, pero disciplinado y con pundonor.

Aun así, Dinamarca tuvo tres ocasiones muy claras en la primera parte. La primera, nació de un gran cambio de juego de Kjær, que dejó solo a Stryger Larsen, que hizo lucirse a Randolph, rápido para responder luego al rechace de Cornelius.

No hizo mucho más que defenderse y perder tiempo en faltas y córners Irlanda. Antes del descanso, una arrancada de Christie dejó en evidencia a Stryger Larsen -diestro convertido en lateral izquierdo-, pero Schmeichel salvó el uno contra uno y Kvist, el rechace de Hendrick. Fue su única ocasión.

El panorama no mejoró para Dinamarca en la segunda mitad. A las dificultades para romper la defensa rival se añadieron los errores provocados por las prisas y la falta de ideas. Apenas Eriksen y Sisto buscaban crear algo de juego, pero sin mucha fortuna.

Ni siquiera funcionó el recurso a Bendtner, su goleador más fiable en la última década. Dinamara fue un ejercicio de impotencia, y solo dejó un sinfín de centros errados, pases a ningún lado y un cabezazo de Poulsen desviado por Randolph como única ocasión: un balance pobrísimo que dejó helado al Parken.

EFE

Dinamarca busca regresar a un Mundial tras 8 años. | Fuente: EFE

Los Repechajes de Europa generan expectativa en todo el mundo y uno de los duelos más parejos serán los que librarán Dinamarca e Irlanda, ambos cuadros que saben lo que es ir a una Copa del Mundo y buscará volver por la puerta grande.

El escenario del choque de ida será el Parken Stadium de Copenhague. Hay que tomar en cuenta que Dinamarca impactó al mundo con su primera participación en México 1986 e Irlanda siempre que jugó un Mundial pasó a octavos de final.

¿Cómo llega Dinamarca? El equipo danés está encontrando el mejor funcionamiento y poco a poco consigue revivir el recuerdo de su época dorada. La estrella a puro fútbol es Christian Eriksen, el hombre del Tottenham es un líder dentro de la cancha. Siempre está apoyado por Pione Sisto y Yussuf Poulsen. En la banca hay que mirar lo que puede hacer Kasper Dolberg.

¿E Irlanda? Ya sin emblemas como Robbie Keane y Roy Keane, Irlanda ha encontrado fuerza con James McClean, Jeff Hendrick y Robbie Brady. El juego de este equipo es físico y puede mantener resultados con su buen trabajo defensivo.

Probables alineaciones

Dinamarca: Schmeichel; Dalsgaard, Kjaer, Christensen, Durmisi; Delaney, Kvist, Sisto, Eriksen, Poulsen; Bendtner.

Irlanda: Randolph; Christie, Duffy, Clark, Ward; Meyler, Hendrick, Arter; McClean, Brady y Murphy.

Lleno de magia y técnica, Christian Eriksen es el líder de los daneses en su lucha por regresar a un Mundial tras la ausencia de Brasil 2014. | Fuente: AFP
James McClean fue el héroe de Irlanda ante Gales en Cardiff y buscará regresar a su selección a Mundial tras 16 años. | Fuente: AFP
¿Qué opinas?