EFE

Alemania logró  una victoria clara por 3-0 ante Austria en un partido que dominó con claridad y que le deja ya con un pie en el Mundial de Brasil.

Los dos equipos salieron al campo con planteamientos parecidos, tratando de presionar al rival en la mitad contraria. Sin embargo, Alemania muy pronto ganó el pulso y forzó a los austriacos a replegarse y a tratar de defender con dos líneas de cuatro hombres.

La resistencia no pareció en ningún momento inexpugnable y Alemania empezó a llegar pronto a la portería contraria.

Los primeros avisos los dieron Sami Khedira y Toni Kroos con remates desde fuera del área, luego Miroslav Klose tuvo una buena ocasión tras una pérdida de balón de Christian Fuchs y en el minuto 22 Mesut Özil estuvo cerca de marcar con un remate desviado dentro del área.

Todo apuntaba a que el gol alemán tenía que llegar y llegó, en el minuto 33. Reus le metió un balón a Thomas Müller, éste soltó un centro desde la derecha que recibió Klose para marcar con un remate desde el borde del área pequeña.

Hacia el final del primer tiempo, Austria intentó sacudirse el dominio rival y logró un par de llegadas con remates desde larga distancia de David Alaba, en el minuto 40, y de Dragovic, ya en el tiempo añadido.

En el minuto 51, llegó el segundo gol alemán con un remate impresionante de Toni Kroos desde más de veinte metros de distancia. Después Alemania controló el partido, Müller tuvo dos buenas ocasiones para aumentar la ventaja local. Sin embargo, a dos minutos del final, llegó el tercero, marcado por Müller a puerta vacía tras un centro de Benedikt Höwedes.

EFE