EFE

El Atlético de Madrid continúa su persecución al Real Madrid y al Barcelona tras lograr una plácida victoria por 0-2 ante un Elche que sigue una semana más hundido en la zona de descenso.

El equipo de Diego Pablo Simeone no necesitó más que dos "chispazos" para derrumbar a un rival débil de fútbol y frágil de moral que apenas opuso resistencia.

Un tanto de estrategia, anotado por Giménez en el primer periodo, y otro de Mandzukic, tras una contra en el inicio del segundo, certificaron la victoria del campeón, muy poco exigido por el Elche, al que su plan de esperar atrás no le valió ni siquiera para tener opciones de rescatar un punto. Desconectado su goleador Jonathas, el equipo ilicitano no tuvo ninguna opción real de marcar.

El campeón, muy cómodo, monopolizó la posesión del balón a través de Koke, Gabi y Turan, aunque le faltó ambición y profundidad para romper el partido con el segundo tanto.

El Elche intentó trasladar al segundo tiempo la dinámica del final de la primera parte, pero el conjunto madrileño no se lo permitió.

Un gran pase por encima de la defensa de Gabri fue aprovechado por Mandzukic para batir por bajo a Tyton en el minuto 52. Escribá intentó hacer reaccionar a su equipo dando entrada a dos atacantes, Cristian Herrera, por un apagado Pasalic, y Fragapane, ariete del filial que debutaba con el primer equipo, por Coro, pero la tónica del encuentro no varió.

El Atlético, extremadamente cómodo, afrontó el resto del partido con un ojo puesto en Turín, donde se jugará esta semana el primer puesto de su grupo de la Liga de Campeones, mientras que el Elche, más por obligación que por convicción, intentó maquillar un marcador que ya no se movió.

EFE