Un buen partido y un triunfo categórico (2-0) metió al Atlético de Madrid en las alturas de la clasificación con un encuentro completo, serio y eficaz frente al Espanyol, al que manejó de principio a fin y al que doblegó sin sobresaltos.

Atlético asumió la responsabilidad del duelo desde el inicio, primero con ese inicio tan potente como temporadas pasadas, en el que en cuatro minutos arrinconó a su adversario con tres saques de esquina y una doble ocasión de Arda Turan y Mandzukic, salvada por Kiko Casilla, y después con el control de la posesión.

No hubo daños para el marcador del Espanyol hasta casi el final del primer tiempo. Kiko Casilla demoró su saque de puerta una y otra vez, no entraba en los planes un gol antes del descanso. Había avisado Mandzukic en dos cabezazos y, al siguiente balón aéreo, fue Tiago el que puso la testa, a pase de Gabi, para transformar el 1-0 a los 43´.

No tardó mucho más el Atlético (minuto 71) en definir el resultado, a través de un saque de esquina de Koke, con un toque en el segundo palo de Giménez y el empujón definitivo de la pelota de Mario Suárez a menos de un metro de la línea. La sentencia para un triunfo convincente y necesario del equipo rojiblanco en su persecución del liderato.

Con este triunfo, los ´Colchoneros´ hacen  17 puntos y se ubican cuartos, mientras que Espanyol está undécimo con 9 unidades.

EFE