El Bayern Munich de Pep Guardiola goleó por 4-0 al Hoffenheim y aumentó su ventaja sobre sus perseguidores, Wolfsburgo y Borussia Mönchengladbach, que perdieron ante el Schalke y el Eintracht, respectivamente.

Guardiola tenía que compensar esta jornada la baja de Philipp Lahm y optó por enviar al campo a toda su artillería disponible, dejando a Xabi Alonso como único hombre de marca.

El partido mostró que en ocasiones es posible que Mario Götze, Arjen Robben, Thomas Müller, Franck Ribery y Robert Lewandowski estén a tiempo en el campo, aunque eso representa sin duda renunciar a un poco de estabilidad en el centro del campo.

El partido lo desequilibró Mario Götze en el minuto 23 con un remate de media distancia que sorprendió demasiado adelantado al meta del Hoffenheim, Oliver Baumann.

A partir de ahí, el Bayern ganó confianza y fue aproximándose cada vez con más frecuencia a la portería contraria hasta que, en el minuto 40, Robert Lewandowski marcó el segundo de cabeza.

Con el partido ya prácticamente sentenciado, Guardiola dejó en el vestuario a Müller para la segunda parte y dio paso a Sebastian Rode. Más tarde, en el 77, Götze dejaría el campo para que entrara Bastian Schweisteiger, que jugó así su primer partido oficial desde la final del Mundial.

En el minuto 82, Arjen Robben marcó el tercero y en el 87 Rode, tras pase de Schweinsteiger, hizo el cuarto para el equipo bávaro.

EFE