Brasil se prepara para albergar el Mundial y los Juegos Olímpicos, para eso está remodelando el estadio Maracaná que será sede de ambas competencias.

Las obras del principal recinto deportivo de Río de Janeiro se han completado en un 70 por ciento y se espera que llegue a tiempo para el Mundial del 2014.

Este escenario reducirá su capacidad de 78.838 a 76.935, con el fin de que las tribunas están lo más cerca posible a la cancha.

Este escenario emblemático del fútbol albergará su segunda final de Copa del Mundo, ya que la primera fue en 1950, cuando la selección brasileña cayó 1-2 ante Uruguay en el recordado "Maracanazo".