EFE

Se acabaron los errores. Con esta mentalidad salieron al campo el Juventus que ganó 3-1 al Chievo Verona y sigue en la punta del torneo italiano.

El equipo de Antonio Conte se dio además el lujo de dejar en el banco al argentino Carlos Tévez, que sólo jugó algunos minutos del segundo tiempo, mientras que Llorente fue titular junto con Sebastian Giovinco.

El Juventus fue siempre tuvo el partido asegurado después de los goles de Assamoah en el minuto 17 y de Marchisio en el 29, aunque se llevó un susto cuando en el inicio del segundo tiempo debido a un autogol de Cáceres.

Pero Llorente, en el minuto 58, se encargaba de cerrar con un certero cabezazo el encuentro y de marcar su décima diana personal en la liga.

EFE