La alcaldesa de San Antonio de Huarochirí, Eveling Feliciano Ordoñez, puso en duda que los explosivos encontrados la madrugada de este miércoles en Jicamarca, hayan sido colocados por miembros de Sendero Luminoso, tal como lo sugieren las banderas rojas y volantes con la hoz y el martillo hallados en el mismo operativo policial.

La autoridad dirigió sus sospechas a grupos dedicados al tráfico ilegal de terrenos. Indicó que estas personas buscan aterrorizar a la población para actuar con impunidad y pidió que el hecho sea investigado a fondo por la Policía.

"El tráfico de terrenos que existe en esta zona la quieren de repente fusionar o dar características que no son de los que trafican si no del partido comunista (...) yo creo que acá existe un grupo de personas que está dedicada al tráfico de terrenos pero lo que quiere es intimidar a la población", aseveró.

Indicó que el último domingo un grupo de traficantes de terrenos intentó invadir un cementerio público, pero fueron repelidos por la población y las autoridades municipales. Afirmó que desde entonces personal de la municipalidad ha recibido amenazas de muerte por mensajes de texto.