Las autoridades de Staten Island han intensificado hoy, sin resultados, la búsqueda de lo que ya se presume son los cadáveres de dos niños de dos y cuatro años que fueron arrebatados a su madre por la fuerza de una ola tras inundarse la calle por donde conducía su vehículo.

Glenda Moore llevaba a sus hijos a la casa de un familiar donde cuidarían de ellos antes de ir a su trabajo el lunes en la noche cuando un golpe de agua inundó la camioneta.

La desesperada madre sacó a sus hijos de sus asientos y abandonó el coche cargado en sus brazos al de dos años y sosteniendo de una mano al otro cuando de repente una ola le arrebató a los niños.

Después de extender e intensificar la búsqueda, los buzos de las policía suspendieron por esta noche las operaciones, que continuarán mañana.

Staten Island es uno de los cinco barrios de Nueva York, con algo más de medio millón de habitantes.

Algunos de sus habitantes tuvieron que ser rescatados del techo de sus hogares debido a las inundaciones y otros que hoy retornaron encontraron que las aguas se habían apoderado de sus casas perdiendo sus pertenencias.

Los cadáveres de otros dos habitantes de Staten Island fueron encontrados hoy en los sótanos inundados de sus casas.

EFE