Foto: EFE (Referencial)

 Equipos de rescate de las fuerzas armadas israelíes realizan una operación de búsqueda para localizar a dos pilotos que se estrellaron anoche en el sur del país y permanecen desaparecidos.

El avión, un avanzado cazabombardero biplaza F-16I de fabricación estadounidense, se precipitó contra el suelo por razones desconocidas cerca del cráter de Mitzpe Ramón, en el desierto del Neguev, en medio de unas maniobras con otros tres aparatos.

Expertos en aeronáutica consultados por medios locales sostienen que probablemente se trate de un nuevo caso de vértigo o de un error humano, pero no de un fallo técnico en el avión más moderno en servicio con la Fuerza Aérea israelí.

El F-16I es una avanzada versión de los F-16 tradicionales e Israel compró hace unos años un centenar de unidades para renovar su flota de cazas.

Se trata del primer accidente de uno de estos aparatos desde que los primeros entraron en servicio en 2003, aunque el año pasado uno mucho más antiguo de la versión A se estrelló en las montañas alrededor de la ciudad palestina de Hebrón, en Cisjordania.

 

EFE