Para el común de las personas, este 1 de mayo, Día del Trabajo, es feriado. Pero para muchas personas, este día es una jornada más de labor.

Un ejemplo de ello son los canillitas o vendedores de periódicos que desde las primeras horas del día están despiertos para llevar los periódicos a sus puestos.

RPP Noticias llegó hasta el Óvalo de la avenida Brasil, en Pueblo Libre, punto de encuentro de estos trabajadores que, desde la madrugada, laboran como cualquier otro día.

Algunos de ellos señalaron que no pueden darse el lujo de descansar un día, ya que dependen de este ingreso para poder llevar un pan a las mesas de sus hogares.