Carlos Torres y el estallido del rock subte en ´Se acabó el show´

´Se acabó el show´, de Carlos Torres Rotondo, cuenta la historia de cinco grupos fundacionales del rock subterráneo en el Perú de los ochenta.
Amelia Villanueva

“Se acabó el show. 1985, el estallido del rock subterráneo” (Editorial Mutante, 2012), es la reciente entrega de Carlos Torres Rotondo, escritor y profundo investigador de las movidas musicales en el Perú de los ochenta, en lo que concierne al rock subterráneo.

Este género musical significó en su momento la expresión más auténtica y certera de aquellos tiempos de violencia, furor y desencanto para una generación de jóvenes que no encontró mejor respuesta a esa coyuntura, que expresarse mediante la música subterránea. Una época donde muchas cosas estaban prohibidas o restringidas.

“Se acabó el show” retrata la historia de un estilo peculiar de hacer rock, que surge frente a una situación histórica de represión, de violencia, de terrorismo, donde los jóvenes gritaron su verdad con valentía y honestidad, algo que nadie más hizo.

Carlos Torres ha publicado “Nuestros años salvajes” (2001), “Demoler, un viaje personal por la primera escena del rock en el Perú- 1957-1975” (2009), y “Poesía en rock, una historia oral. Perú 1966-1991” (2010), en coautoría con José Carlos Irigoyen.

“De ahí nace el interés de hacer un retrato de esa época, desde el punto de vista de los músicos como de los poetas. Desde un punto de vista más excéntrico”, señala el autor, a quien le tomó un año escribir este libro.

Grupos como “Leucemia”, “Narcosis”, “Guerrilla urbana”, “Zcuela cerrada” y “Autopsia”, constituyen la primera camada del rock subterráneo, que por primera vez en el Perú crearon su propio circuito musical alternativo y autogestionario, lejos de todo acceso a los medios, y que hoy en día aún se mantiene latente.

A decir de su autor, esta no fue una movida con fecha de caducidad, pues los grupos que fueron surgiendo después han sabido abrirse espacios dentro y fuera del país. “Tanta pasión no fue en vano. El rock subterráneo no fue derrotado, como alguna gente cree. El rock subterráneo fue una semilla y las condiciones históricas que dieron lugar a su nacimiento han cambiado, pero era algo natural”.

“Se acabó el show” es un libro objeto, cien por ciento graficado con imágenes, y documentos históricos, que narra los testimonios, celebraciones y discrepancias de quienes conformaron la movida subterránea de ese entonces.

Si bien sus actividades no tenían un apoyo mediático, contaban con los famosos fanzines, que eran una construcción gráfica netamente contracultural, como un espejo que refractaba un poco la onda que sonaba en los conciertos. “El fanzine más grande del 85 estaba diagramado por Jaime Higa, conocido artista gráfico. Él se basó en Dadá, en vanguardias de los años veinte. El punk tiene una genealogía que se remonta a Dadá y al situacionismo”.

Es sin duda, un libro que trata sobre música, y que invita a los lectores que pudieran sentirse curiosos de lo que ocurría en los ochenta, en materia de rock, a entender mejor estas actividades que se desarrollaban clandestinamente.

No te pierdas este domingo, a las 2:30 de la tarde, la entrevista de Renato Cisneros al escritor Carlos Torres Rotondo, en el programa Letras en el tiempo.

Hazte fan del programa ingresando a nuestra página oficial en el facebook: Letras en el tiempo, y marca "Me gusta".Puedes escucharnos también por la web de RPP: www.rpp.com.pe

Textos y producción del programa: Amelia Villanueva Ramirez
Paseo de la República 3866
T: 215 0200 (2434)
San Isidro