RPP

En el programa Dialogo de Fe del sábado 20 de diciembre el Cardenal Juan Luis Cipriani reflexionó sobre el verdadero significado de las fiestas Navideñas. Recordó que son tiempos para la unión y reconciliación alrededor de la figura de Jesucristo.

“Estos tiempos más que nunca pienso que ese Dios es la bondad perfecta que es la que más nos conoce. Ese Dios dijo: “Voy a hacerme pequeño, breve, sencillo y débil para que todos tengan la confianza de acercarse”. Yo les pediría a todos que nos hagamos más sencillos. Dejemos de lado esas malas intenciones y malos deseos. Comprendo que es algo importante las cosas que se discuten  pero de alguna manera la presencia de Jesús debe ser de tal magnitud que genere reflexión”, señaló el Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima.

“Tengamos esa confianza en el Señor. Él espera para que perdones a ese amigo, para que dejes de hacer daño, para que dejes de hablar de aquel que está mal o visites al que está solo. Jesús quiere estar ahí, esta es mi reflexión. Todos somos hijos de Dios y no hay más que una dignidad. Somos criaturas de Dios. No hay diferencias de color o diferencias sociales para Él. Todos podrán decir que hay diferencias económicas o políticas, pero ¿vamos a dejar que nos invada el odio y la violencia?, no. Es momento de serenar los ánimos para que Jesús diga sus palabras de paz en la tierra para todos los hombres de buena voluntad”, resaltó.

También destacó las virtudes de los niños e invitó a tener un corazón como el de ellos.

“Los niños tienen la ventaja de que son sencillos, si están molestos lloran. El niño expresa lo que siente. En este caso es el niño el que nos enseña que es la fiesta. Cuántas enseñanzas podrían hacer los niños, enseñar a no ser mentirosos, egoísta y malcriados, a no odiar”, observó.

Por último, exhortó a todos los oyentes a tener una Navidad unidos en familia y envió muchas bendiciones para todo el pueblo peruano en estas fiestas.

Yo pienso que sería muy bonito que a las doce todos, en cuatro palabras, envíen a toda su cadena de amigos el pensamiento que en ese momento tienen del nacimiento de Jesús. Yo creo que puede ser una buena idea. Una invocación especial a un ambiente navideño de mayor confianza y unidad y que la Sagrada Familia bendiga sus hogares”, culminó