Grupos de rescate trabajan en las operaciones de búsqueda y rescate alrededor del lugar donde se hundió el ferri Sewol, en la isla de Jindo, en Corea del Sur.

Los buzos buscan a los 270 pasajeros, la mayoría estudiantes de bachillerato, que han podido quedar atrapados en la nave tras el hundimiento sucedido la mañana del miércoles.

Además, los operarios han comenzado a inyectar oxígeno en la nave con el doble objetivo de evitar que se hunda del todo y proporcionar aire a posibles supervivientes que pudieran hallarse atrapados dentro.

De momento los datos oficiales contabilizan 179 rescatados con vida, 26 muertos y 270 desaparecidos, la mayoría jóvenes estudiantes de 16 y 17 años, que se presume están dentro del barco.