En el mes de junio, ante la salida de Walter Albán del Ministerio del Interior, Daniel Urresti fue elegido para sucederlo en el importante cargo.

La inseguridad ciudadana es uno de los problemas que afronta su cartera. Casos de asesinatos y robos  pusieron en debate sus acciones frente a este tema.

Durante su gestión, también se destaca la captura del prófugo Rodolfo Orellana en Colombia; incluso, se convirtió en uno de los protagonistas en las decisiones en el fútbol peruano.