Un alijo de casi 1,5 toneladas de opio fue decomisado por la Policía de Irán en la provincia suroriental de Kermán, tras un enfrentamiento armado con los traficantes en el que no se ha informado de víctimas, señaló hoy la agencia local Fars.

Según el general Husein Chenarian, jefe de Policía de Kerman, el alijo fue localizado en una camioneta en un control tras un aviso de que un grupo de traficantes tenía planeado transportar la droga a la provincia de Hormozgan, en la costa del golfo Pérsico.

La Policía iraní detuvo la camioneta cerca de la ciudad de Manuyan y, tras el enfrentamiento con los traficantes, los agentes se incautaron de un cargamento de 1.432 kilos de opio, extracto de la amapola blanca del que se derivan la morfina y la heroína.

Kermán, provincia cercana a las fronteras con Afganistán y Pakistán, es uno de los principales puntos de pasó de los opiáceos procedentes de esos países y vía de las drogas hacia el golfo Pérsico, Europa y las antiguas repúblicas soviéticas.

Irán es el segundo país del mundo, después de Afganistán, más perjudicado por la adicción al opio y la heroína, con 1,2 millones de personas afectadas, y el que mayor cantidad de opiáceos decomisa en el mundo, el 41 por ciento del total, según datos del Gobierno iraní y de la ONU.

EFE