Miles de personas dedicadas al comercio ilegal fueron desalojadas esta madrugada por personal de la Municipalidad Metropolitana de Lima. Se trata de recicladores que se encontraban en las calles de la urbanización Manzanilla por más de una década.

La Policía Nacional del Perú (PNP), personal de serenazgo y de fiscalización desarmaron y retiraron cada uno de los puestos de venta informales. La liberación del espacio público se realizó de manera pacífica.

El objetivo de esta operación fue erradicar a más de mil 700 recicladores que ocupaban las avenidas Grau, Aviación, 28 de julio y el jirón Huánuco, que representaban un espacio de nueve manzanas donde además de la venta ilegal, el chatarreo reinaba desde hace años.

La alcaldesa de Lima, Susana Villarán, caminó a lo largo de la avenida 28 de julio, en medio de pifias y gritos mientras supervisaba los trabajos de erradicación del comercio informal.

En las calles recuperadas se colocaron bloques de cemento para evitar que los vendedores retornen. La avenida Aviación y otras calles permanecerán vigiladas por la policía y el serenazgo para evitar que el chatarreo y venta informal se apoderen nuevamente del lugar.