La temporada de rebajas en las tiendas de Atlanta, provocó que miles de personas llenaran dichos locales para comprar electrodomésticos, televisores, consolas de juego, juguetes, ropa y todo tipo de productos a un 50% y 60% de descuento, durante las celebraciones de Acción de Gracias.

Varias cadenas de grandes almacenes decidieron adelantar la iniciación del tradicional "Viernes Negro". Las grandes tiendas abrieron sus puertas a partir de las 8 de la noche, e incluso algunas lo hicieron a las 6 de la tarde, para dilatar todo lo posible en uno de los periodos de mayor consumo a lo largo del año.