Las autoridades anunciaron este viernes la suspensión hasta nuevo aviso del transporte del área metropolitana de Boston, y decretaron el toque de queda en la localidad de Watertown donde sigue la búsqueda de uno de los sospechosos del atentado del lunes.

Las autoridades de la ciudad pidieron a la población que no intenten acceder al transporte público, aunque confían que poco a poco la situación pueda normalizarse.

Asimismo, en la localidad de Watertown, donde se busca a uno de los sospechosos del atentado de la maratón de Boston, se ha pedido a los residentes que no salgan de sus casas, que no circulen vehículos y no se abran negocios.

EFE