El mal comportamiento de los hijos e hijas y cómo corregirles

Las faltas de los chicos y chicas no deben ser perdonadas de inmediato, ellos deben ser conscientes que actuaron mal y tratar de corregirse. Los castigos físicos no contribuyen.
Morguefile-Mensatic

Una expresión muy común que suelen decir los padres y madres con respecto a sus hijos e hijas ante una orden es, “no me obedece”, “no me hace caso”, “doy una orden y no me escucha”, y así por el estilo. ¿Qué hacer ante esta situación?, ¿es recomendable apelar al castigo para obtener obediencia?

Para los niños y niñas, actuar de esa manera es, quizás, un modo de poner a prueba a sus padres; de descubrir dónde están los límites y hasta qué punto pueden llegar.

En el caso de las personas adultas, no es suficiente tener autoridad para ser obedecido ante las rabietas o negativas de sus hijos e hijas; se trata de saber cómo ejercer esa autoridad, que no necesariamente pasa por los gritos o castigos físicos.

Diversos especialistas señalan que es contraproducente castigar a los niños y niñas, porque eso daña su autoestima y agudiza la tensión. Lo adecuado es que se le haga ver al menor el error cometido y corregirle con el ejemplo.

Los chicos y chicas deben saber que si se comportan mal, su actuación tiene consecuencias; y para que el castigo sea efectivo, y sobre todo educativo, los padres y madres tienen que explicarles cuáles son las normas de la casa y la forma de no transgredirlas.

El castigo debe ser inmediato, proporcional, equilibrado y coherente a la edad y al tipo de falta cometida. Las restricciones absolutas no funcionan; en todo caso, prohibirle ver la televisión durante una semana o restringirle temporalmente lo que más le guste, le enseñará al chico a pensar dos veces antes de portarse mal en la casa o en la escuela.

Las amenazas permanentes y los avisos hacen que el castigo pierda eficacia. Es suficiente con tres advertencias. Por otro lado, no es necesario compararlo con otros niños, y mucho menos con sus hermanos, eso podría traer resentimientos futuros y cierta adversidad hacia ellos.

Si al momento del castigo el niño o la niña intenta abrazarte o besarte, no le rechaces, porque eso podría herir sus sentimientos. Más bien intenta reforzarle ese comportamiento prestándole atención cuando obedezca y tenga buena actitud, comentándole que esa es la forma cómo debe comportarse.

************************************
Para participar del programa en vivo puedes llamar al 212-7165, 212-4100 y la línea en el interior del país totalmente gratuita el 0800-13140, también lo podrás hacer a través del Facebook de Confidencias
************************************
Si deseas dar un testimonio sobre este caso u otro, puedes escribirnos a confidencias@gruporpp.com.pe
************************************
Confidencias, de lunes a viernes a partir de las 11:30 de la mañana por RPP Noticias (89.7 FM o 730 AM).
***************
Si eres oyente de Confidencias, te invitamos a seguirnos también por el Facebook. Ingresa a Confidencias y marca “Me gusta”.
***************
Producción y redacción de textos: Amelia Villanueva Ramirez