3D robotics

La empresa tecnológica,  3D robotics, lanzó al mercado mexicano drones de fácil uso para aficionados a precios que van desde los 600 a los 1300 dólares.

El gerente general de la compañía, José Guillermo Romero,  afirmó que han creado un producto “fácil de entender”, que ha sido diseñado para ser operado de manera intuitiva.

“Lo pueden utilizar artistas, arquitectos, científico (…) nuestros primeros clientes eran aficionados y expertos en robótica, pero ahora tenemos muchos más. Queremos democratizar este producto", comentó.

Los creadores de la compañía, el estadounidense Chris Anderson, ex editor general de la revista Wired, y el mexicano Jordi Muñoz,  prevén que  en el futuro los agricultores usaran los drones para saber qué zonas de sus campos necesitan ser regadas, o para que los equipos deportivos graben sus  encuentros desde el aire con cámaras habilitadas en estos aviones no tripulados.

"Nos olvidaremos de que los drones iniciaron en la industria armamentística y comprar uno será tan normal como ir a Wal-Mart",  auguró Anderson.

Sin embargo, existen voces discrepantes, como la del presidente de Google, Eric Schmidt,  quien se manifestó en contra  de que esta tecnología sea asequible a cualquier persona y recomendó la prohibición de su venta al público en general.

"¿Cómo te sentirías si tu vecino pudiera comprar un drone y te espía todo el día?", dijo en una entrevista que concedió al diario británico, The Guardian.

" Nuestros drones no están construidos para hacer daño, aunque eso no impide que se utilice para algo malo. Pero eso no es sólo con un drone: también puedes hacer destrozos con un coche”, respondió el gerente de 3D robotics.

Cabe informar que la empresa vende unos 200 drones y hasta 2000 pilotos automáticos al mes.