Para el exjefe del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN), Benedicto Jiménez, la renuncia del general Raúl Salazar a la dirección de la Policía Nacional se justificaba políticamente, en medio del escándalo político de inseguridad ciudadana que generó los últimos hechos delincuenciales.

“Era una situación insostenible. Estaba duramente cuestionado (Salazar)…y es como un balón de oxígeno para el ministro del Interior Wilfredo Pedraza y también para el primer ministro Juan Jiménez”, explicó el coronel en retiro en entrevista con RPP Noticias.

Indicó que la salida de Salazar va a permitir que se cambien los planes del Gobierno en cuanto a la seguridad ciudadana. Sin embargo, consideró que la renuncia de Salazar no soluciona los inconvenientes.

“Es un problema más complejo. Si uno comienza a analizar las calles, el problema de los marcas, por ejemplo; esos delincuentes cometen delitos, son juzgados, van a la cárcel y vuelven a salir después de un año”.

“Es un problema del Poder Judicial y del propio INPE. Las cárceles se han convertido en centros de instrucción y planificación para los delincuentes. Es un problema también para la policía, porque sus miembros están desmotivados, hace veinte años que no se renuevan los equipos y no se les compra uniforme”, añadió.

¿Por qué pasa esto si hay más presupuesto, por qué la policía no está implementada si hay grandes anuncios de presupuesto para este sector?.

Jiménez respondió con otra pregunta: ¿Dónde está el dinero, que responda el ministro Pedraza, qué está pasando?.

También, manifestó su preocupación con lo acontecido con la suboficial PNP, Delia Margarita Grozo Egoavil, quien falleció tras recibir cinco impactos de bala de unos delincuentes, que minutos antes habían robado un moderno vehículo.

Indicó que la mujer policía se defendió quizá con un revólver. “Está prohibido usar pistolas de nueve milímetros, prácticamente la han sacrificado, no usaba chaleco antibalas, tampoco estaba bien equipada para enfrentar a delincuentes mejor armados”

En otra parte de la entrevista, nombró a dos generales, los más voceados, para asumir el puesto de director de la Policía Nacional.

“Hay dos generales que ya se están voceando para el puesto dejado por Raúl Salazar.  Uno de ellos es el general Cortijo, que es actual director de investigación criminal. El otro es el actual inspector general Flores Goycochea. Ambos tienen el perfil necesario, pero  deben tener buenos asesores en inteligencia para vencer a los marcas”.

“Si se pudo combatir a los terroristas, también se puede vencer a los marcas, pero con inteligencia”, finalizó el exjefe del GEIN.