Desolación  y destrucción dejó el derrumbe de una casona de adobe y quincha edificada en el siglo IXX, cuya caída dejo dos heridos y más de 20 personas damnificadas, en el cruce de la avenida Grau y el jirón Gamarra en el distrito de La Victoria.

La señora Bebelusa Jame, quien perdió todas sus pertenencias pasó la noche en un carro prestado en compañía de toda su familia. Pidió ayuda urgente del alcalde de La Victoria, Alberto Sánchez Aizcorbe.

La señora Jame admitió que no era dueña de esta propiedad pero que tiene las pruebas que demuestran que la propietaria, la señora Teodora Obregón Jara le dio autorización para permanecer en el lugar.

Los vecinos de las casas colindantes, que resultaron dañadas, pidieron justicia argumentando que la caída fue provocada a propósito por traficantes de tierra que quieren provocar derrumbes para quedarse con las propiedades.

Rosario de la Cruz Muñoz, dueña de una casa colindante, expresó que "el derrumbe fue provocado por el señor Sergio Poyes Quispe. Este es un traficante de tierras que ha propiciado la caída con la intención de que se ordene un desalojo sistemático", expresó.

Entre tanto, los bomberos realizaron trabajos de verificación para garantizar que ninguna familia salga lesionada.

El jefe departamental de los bomberos de Lima, Mario Casareto, informó que movilizaron diez unidades para buscar a las víctimas. También intervinieron perros de la Policía Nacional del Perú y se utilizaron equipos electrónicos para detectar posibles personas atrapadas.

El comandante de los bomberos, Augusto Franklin, manifestó que en Lima existen otras casonas antiguas en peligro de colapsar, construidas hace mucho tiempo, en peligro especialmente en épocas de humedad.

"Lamentablemente son inmuebles que no podemos tocar porque son intangibles al estar dentro del Patrimonio Nacional y no se les puede hacer refacciones internas ni externas", refirió a RPP Noticias.