RPP/Henry Urpeque

Jonathan y Erick saben que recibir educación es necesario para generar ingresos económicos pero sobre todo para cumplir metas y sueños.

Jonathan Tesen y Erick Diaz acudieron a las instalaciones de RPP para contar sus historias de vida, que sin duda conmueven y alegran, pero sobre todo motivan.

Jonathan Tesen: Empezó a trabajar a los 7 años. Por ser el hermano mayor tuvo que salir a la calle en busca de trabajo para así poder ayudar a su mamá en los gastos.
Su primer trabajo fue de ayudante de ventas a un comerciante en el Mercado de San Felipe cerca de su casa. Luego trabajó vendiendo gelatinas y gaseosas junto a su mamá en las pistas, luego fue ayudante en una vidriería en el distrito de Santa Anita, a casi 2 horas y media de su casa.

Erick Díaz: Desde  los  7años  de  edad comenzó a trabajar sin descuidar su escuela.
Vendía mazamorra, reciclaba cobre y con lo que ganaba ayudaba en su casa. También vendía papel higiénico en los mercados de su zona.

Jonathan y Erick están seguros que no hay barrera que impida cumplir las metas, pues con voluntad es posible cumplir los sueños.

Escucha sus historias y la canción que sin duda motiva a apoyar a los niños y niñas que trabajan en las calles, ellos también merecen recibir educación.