Wikimedia Commons (CC)

El polifacético artista chileno Alejandro Jodorowsky, de 84 años, ha vuelto a dirigir cine, tras dos décadas de ausencia, con "La danza de la realidad", un filme que no será el último, porque no quiere morir sin "hacer dos o tres películas más".

"La danza de la realidad", que hoy se ha proyectado en el Festival de Cine Fantástico de Sitges (Barcelona, noreste), es un largometraje inspirado en la infancia del propio autor, que se rodó en su localidad natal, Tocopilla, en la costa chilena.

La película es una coproducción franco-mexicana, en la que también ha aportado dinero un productor chileno-japonés y el propio Jodorowsky.

"Vi que, si no ponía dinero, la cosa se iba a eternizar. Yo tengo paciencia, pero ya me quedan pocos años y no me quiero morir sin hacer dos o tres películas. He calculado que quizás me dé tiempo de cuatro", ha señalado.

En esta película, Jodorowsky se reconcilia con su pasado y, especialmente, con su padre, un hombre autoritario que marcó su infancia.

"Hago arte para sanar, para crear conciencia (ha aclarado el artista), y la manera de sembrar conciencia es ver los problemas familiares y arreglarlos". En su opinión, "una película puede ayudar a cambiar el mundo", porque "el arte tiene la capacidad de conmover el alma".

En este sentido, Jodorowsky dibuja una clara línea divisoria entre "el cine comercial, que sólo pretende entretener, obtener beneficios y dar fama a unos cuantos", y el cine "que te puede cambiar la vida".

"El Hombre Araña no te va a cambiar la vida (ha apuntado), pero Tarkovski puede cambiar tu vida, y "Un Perro Andaluz", de Buñuel, cambió mi visión del arte. De "Avatar" te olvidas, pero de la imagen de la navaja cortando un ojo no te puedes olvidar".

Las etapas de crisis como la actual, según Jodorowsky, son los mejores momentos para "tomar conciencia", y "la única manera de que las cosas cambien es tomar conciencia".

El cineasta, que también es experto en tarot y terapeuta, ha aprovechado su paso por el Festival de Cine Fantástico de Sitges para imaginar el futuro que nos espera.

"EE.UU. caerá en 200 años, como cayó Rusia, y eso puede provocar una guerra mundial con armamento nuclear. También puede ser que reaccionemos a tiempo y lo evitemos", ha asegurado.

EFE