captura tv.

En pleno Jueves Santo un ladrón fue azotado por un grupo de pasajeros de un bus que se dirigía a Juliaca (Puno), al descubrir que les estaba robando sus pertenencias en pleno viaje.

Sus propias víctimas lo colocaron contra un muro, le quitaron la camisa y le dieron de latigazos increpándole por su mal accionar.

El sujeto aprovechaba el tumulto para meter sus manos en los bolsillos de los pasajeros quienes se llegaron a percatar de lo sucedido. 

Luego de más de una hora de azotes, lo dejaron libre, no sin antes hacerle prometer que no volvería a robar en Juliaca.