Aflorando una faceta nunca antes vista, el ex esposo de Britney Spears ha decidido dedicar su tiempo al diseño de ropa económica para niños.

 

"Es un negocio duro. Estoy tratando de tomarlo en serio. Quiero hacer productos de buena calidad para los más chicos, sin que los padres tengan que pagar 500 dólares o más por ellos", comentó el bailarín a WWD.

 

Federline siempre se ha quejado por el alto costo de las prendas que debe comprar para sus hijos Sean Preston y Jayden James, desde que una corte de Los Ángeles le entregó la custodia.

 

"Ustedes compran pantalones de 200 dólares y sus hijos solo quieren sentarse sobre el lodo con ellos. Con la nueva línea de ropa pretendo ofrecer precios mucho más razonables", agregó.