Lula dice que reelección de Rousseff vengará abucheos

"Nuestra victoria será nuestra venganza", afirmó Lula en un acto electoral del Partido de los Trabajadores.
AFP

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva aseguró que la reelección de Dilma Rousseff como jefe de Estado en octubre será la venganza a los abucheos e insultos sufridos por la mandataria en la ceremonia inaugural del Mundial de Fútbol Brasil 2014 el pasado jueves.

"Nuestra victoria será nuestra venganza", afirmó Lula en un acto electoral del Partido de los Trabajadores (PT) anoche en la ciudad de Recife, al que compareció junto a Rousseff.

Los abucheos y los coros contra la mandataria en el estadio Arena Corinthians de Sao Pulo, algunos con insultos vulgares, anticiparon la campaña electoral debido a que fueron interpretados por líderes opositores como una muestra del descontento de los brasileños con el Gobierno y de las protestas contra los elevados gastos en el Mundial.

Pese a que se abstuvo de pronunciar el tradicional discurso presidencial en la ceremonia de apertura del Mundial para evitar hostilidades, la mandataria fue abucheada en al menos cuatro ocasiones, especialmente cuando su imagen aparecía en las pantallas.

Parte de los asistentes llegó a entonar un sonoro "Dilma, que te den por el culo" que fue escuchado no sólo en el estadio sino en las transmisiones de televisión.

Ante 2.500 militantes del PT en Recife, Lula le pidió a sus correligionarios que se preparen para una campaña electoral "muy violenta".

"No fue una ofensa a la Presidenta. Fue un acto cretino. Esta campaña corre el riesgo de ser una campaña violenta porque la elite está consiguiendo hacer lo que nunca ocurrió: despertar odio y que él tome cuenta de la campaña", afirmó.

Según el expresidente, la oposición está dispuesta a expandir una "gran cantidad de mentiras y prejuicios" y por eso "tenemos que decir bien claro: si ofenden a Dilma nos están ofendiendo a cada uno de nosotros".

Lula aprovechó el acto partidario para ofrecerle una rosa blanca a su sucesora y ahijada política como símbolo de paz.

El exjefe de Estado atribuyó los abucheos a los sectores más ricos de la población brasileña y dijo dudar de que un trabajador "tenga el coraje de decir el 1 % de las groserías que se escucharon".

"Dilma ¿viste a alguien en el estadio con cara de pobre? No había nadie, ningún moreno. Era la parte bonita de la sociedad, que comió toda la vida y llegó al estadio para mostrar que la educación viene de la cuna", dijo.


EFE