Nicolás Maduro y Henrique Capriles pusieron fin a la campaña electoral de cara a los comicios presidenciales, que el domingo 14 de abril se realizarán en Venezuela.

A poco más de un mes del fallecimiento de Hugo Chávez, la imagen del exlíder bolivariano se mantuvo como elemento central de esta contienda, la que duro oficialmente 10 escasos e intensos días.

Ambas figuras políticas cruzaron de ida y vuelta acusaciones y descalificaciones en todas las plazas del país llanero donde lograron pronunciar sus encendidos discursos.

Capriles

Henrique Capriles, candidato de la denominada mesa de la Unidad Democrática, cerró su campaña en la ciudad de Barquisimeto, Estado de Lara

"Hoy puedo decretar que el lunes habrá una nueva Venezuela (…)  le pido a los venezolanos que no se equivoquen el próximo domingo. Se tienen que dar la oportunidad de un cambio. No caigan en provocaciones y rumores.  El único rumor que va ser verdad es que nosotros vamos a ganar las elecciones ", dijo a la multitud el líder de la oposición

Asimismo, hizo un llamado a sus simpatizantes a que emitan un voto “para derrotar la violencia” y afirmó que  al oficialismo gobernante no le interesa el pueblo.

“Si el pueblo siente miedo mejor para ellos, y el domingo vamos a elegir entre la vida y la muerte, entre la seguridad para el pueblo o para un grupito de enchufados”, sentenció.

Finalmente reiteró su promesa de aumentar  los salarios en un 40% una vez asuma la Presidencia.

Maduro

Por su parte, Nicolás Maduro, dijo que “el imperialismo, y la burguesía decadente y parasitaria venezolana cree que la revolución se acabó".

"Creen que porque nosotros perdimos físicamente a nuestro comandante, el chavismo se acabó. Ellos lo dicen. Nosotros respondemos, con humildad, con convicción, pero con conciencia que ahora es que hay Chávez para rato”, afirmó ante miles de chavistas, en Caracas.

"Yo he salido a hablar con el pueblo, he salido a decir la verdad (…) no estoy aquí porque yo represente a un grupo de poder internacional vinculado al imperialismo yankee", dijo en clara referencia a su rival opositor.

El mandatario encargado no dejo de hacer menciones Chávez durante casi todo su discurso y denunció una vez más la formación de un plan para atentar contra su vida.