El transporte masivo urbano en Lima no deja de ser un problema. A diario los usuarios son testigos de múltiples infracciones al reglamento de tránsito.

Entre las faltas más comunes se encuentran los "correteos", el incumplimiento de las rutas, el no respetar los paraderos autorizados y el llamar a los pasajeros con gritos. Todas estas faltas están contempladas en el reglamento y tienen multas de hasta 3,650 nuevos soles.

Sin embargo, las leyes no son suficientes, hace falta fiscalizar su cumplimiento. Para esto la Gerencia de Transporte Urbano de la Municipalidad de Lima tiene dos modalidades de verificación, la primera a través de operativos realizados en diversos puntos de la capital, y la segunda iniciando investigaciones a partir de denuncias de usuarios, quienes deben recoger información sobre el hecho como la fecha, hora, numero de placa y empresa a la que pertenece la unidad de trasporte que cometió la falta.