Miles de peregrinos de todo el mundo llegaron hasta la Plaza de San Pedro en el Vaticano para presenciar la ceremonia de canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII. 

Al acto asistieron también mandatarios de diferentes partes del mundo: Ecuador, Paraguay, Honduras, entre otros. Un personaje muy importante dentro de la misa fue Benedicto XVI, quien tuvo un afectuoso encuentro con el papa Francisco antes de iniciarse la canonización.

El saludo se robó las miradas y aplausos de las personas que se dieron cita en la Plaza de San Pedro,