El ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, admitió que es compleja la búsqueda de los dos tripulantes del globo aerostático que en la víspera cayó en el mar de Cañete.

Atribuyó dicha complejidad a que el globo aerostático siniestrado no tenía GPS, sumado a que los pasajeros tampoco contaban con salvavidas.

"Realmente es incomprensible que equipos que vuelan y llevan pasajeros no tengan GPS, para una búsqueda rápida si es que hubiera un siniestro", expresó en entrevista con RPP Noticias.

Insistió en que ayer la búsqueda fue compleja. "Nueve horas sin ubicar a las víctimas. No había forma vía electrónica de rastrearlas porque no teníamos certeza de dónde había caído (el globo)", sentenció.

Pedraza resaltó que la búsqueda fue por aire, tierra y también vía electrónica, puesto que con ayuda de las compañías de teléfono, intentaron seguir el rastro de los desaparecidos a través del GPS de sus celulares.

"Felizmente la búsqueda física permitió el encuentro de las cinco personas (que ya han sido rescatadas)", anotó.

Reveló que el primer indicio para dar con la ubicación del globo fue encontrar el balón de gas del objeto siniestrado, con lo cual confirmaron que efectivamente había caído al mar y se acentuó la búsqueda en la playa Sarapampa, kilómetro 107 de la Panamericana Sur.

El ministro aseguró que los trabajos para el rescate de las dos personas que permanecen desaparecidas, Aldo Torres del Pino y Juan Carlos Fernández Moncada (tripulante y hermano del propietario de la empresa Globos Perú SAC, quien conducía el globo), continuarán.

Indicó que están a disposición dos helicópteros de la Marina y otros dos de la Policía Nacional. Asimismo, resaltó que están apoyando 150 efectivos policiales y camionetas 4x4, además de la búsqueda a pie por la orilla de la playa.

"Recibimos la información de que uno de los pasajeros, todavía extraviado, habría intentado ganar la playa a nado, lamentablemente no hemos logrado resultados hasta hoy, pero con certeza la búsqueda continuará", manifestó.

En investigación:

Pedraza informó que el caso ya está en investigación para saber en qué condiciones el globo aerostático cayó al mar si -según información preliminar- el vuelo no incluía la zona de mar, debido a que los vientos agitan más por esa zona.

Señaló que el globo, de fabricación española, tenía un año de antigüedad y el hermano del propietario, uno de los desaparecidos, era el conductor.

Anotó que tras las investigaciones, las autoridades a las que les corresponda hacerlo, deberán revisar sus protocolos para hacer más segura esta actividad de vuelo.

Finalmente, comentó que fue un milagro que las cinco mujeres rescatadas en la víspera, hayan sobrevivido. Además acotó que la salud de ellas es favorable.

"Realmente es un milagro que durante nueve horas se hayan mantenido a flote con un clima complejo y aguas frías. Dos de ellas no sabían nadar. Realmente es un milagro que en esas condiciones las cinco mujeres hayan sobrevivido", señaló.