Un equipo de periodistas fue agredido por supuestos vigilantes del cementerio Presbítero Maestro, cuando cubrían el entierro de una menor de tres meses que perdió la vida en una guardería. Incluso llegaron a agredir a la reportera de ATV+ Natalie Barrera.

Quien llevó la peor parte fue camarógrafo Ronald Monsefú Rojas, quien en un momento fue golpeado hasta por tres hombres. Por si fuese poco, los vigilantes le quitaron la cámara y la golpearon contra el piso hasta destrozarla.

"Son delincuentes, porque personas comunes y corrientes no actúan de esta manera. Que me golpeen con un casco de moto es inexplicable. Ellos nos dijeron que no podíamos pasar y, cuando volteo, estaban agrediendo a mi compañero", indicó Natalie Barrera.

Señaló que su compañero de labores, por defenderla, terminó con “la cabeza rota y el pómulo partido”.

Por otro lado, los encargados de la beneficencia indicaron que ellos no tienen control sobre los atacantes y que no tienen cómo sacarlos debido a un convenio.