Foto: EFE (Referencial)

 

Cientos de manifestantes marcharon hoy en Ciudad Juárez (norte de México) para honrar y pedir justicia en nombre de la activista Marisela Escobedo, asesinada el pasado jueves frente al Palacio de Gobierno en Chihuahua, capital del estado homónimo.

La movilización, que contó con representantes de diversas organizaciones civiles y de la sociedad en general, partió de la funeraria Perches, donde hace unos días fue sepultada Escobedo, y llegó hasta las instalaciones de la Fiscalía General del Estado.

Ante el miedo a las represalias por parte de las autoridades, los manifestantes utilizaron velos para cubrir sus rostros y además portaron cartulinas con mensajes como "Justicia para Marisela", "Más de tres mil asesinatos" y "Si no pueden, renuncien".

Escobedo recibió el jueves pasado un disparo en la cabeza cuando se movilizaba frente a la sede del gobierno chihuahuense para protestar contra la impunidad en torno al asesinato de su hija Rubí Marisol Frayre Escobedo, cuyo presunto homicida fue puesto en libertad por los jueces.

La mujer había encabezado diversas marchas y protestas en Ciudad Juárez y en Chihuahua capital para exigir al gobernador que se hiciera justicia en el caso del asesinato de su hija.

El presunto homicida Sergio Barraza Bocanegra había sido detenido el pasado 30 de abril, sin embargo fue puesto en libertad al poco tiempo. Hace unos días se suspendió a los tres jueces de Chihuahua que dictaron su liberación.

En la ciudad de Chihuahua han sido colocadas más de 700 veladoras en poco menos de una semana frente al Palacio de Gobierno, en donde cayó el cuerpo sin vida de la activista.

Organizaciones civiles han decretado que todos los días en punto de las 11 de la mañana estarán presentes en señal de protesta por la muerte de Marisela Escobedo.

Los activistas en el estado norteño de Chihuahua se muestran vulnerables ante los asesinatos del narcotráfico y los abusos de las fuerzas federales, ya que en los últimos dos años han sido asesinados por lo menos cinco, incluyendo el reciente caso de Marisela Escobedo.

Chihuahua es el estado más violento de México y tan solo en Ciudad Juárez han ocurrido 3.100 asesinatos en lo que va de año, con un promedio de 9 homicidios por jornada.

EFE