Varias personas participan en la búsqueda de oro en la mina Gam de Gaga, en la parte occidental de la República Centroafricana.

El barro ni el clima han impedido que realicen esta actividad constantemente.

En la actualidad muchos viven de las artesanías que realizan en un ambiente sumido por la violencia.