Cortes

Inescrupulosos delincuentes robaron esta madrugada finas piezas de plata labradas del anda del Señor del Santo Sepulcro de la iglesia matriz de Jauja en la región Junín, donde además se llevaron clavos de la efigie de Cristo Crucificado, pernos de bronce y una capa de Juan Bautista.

Esta mañana cuando los fieles y hermanos de la Hermandad de Cargadores se disponían adornar el anda se dieron con la desagradable sorpresa del robo, donde los delincuentes violentaron y dañaron los dedos de los pies del Cristo Crucificado, en su intento por arrancar las piezas.

La Policía Nacional inició las investigaciones de este robo que ha conmocionado a la iglesia matriz de Jauja, ciudad que recientemente celebró sus 477 aniversario de fundación española.

Lea más noticias del Perú en la sección Nacional