RPP

El suspendido presidente de la región Áncash, César Álvarez, y otros 29 implicados en el asesinato del dirigente gremial Ezequiel Nolasco fueron trasladados a la Sala Penal Nacional, donde se definirá su internamiento en un centro penitenciario.

Cada uno de los implicados salió de la sede de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri), vistiendo chalecos antibalas y en fuertes medidas de seguridad.

Todos fueron subiendo a un bus de la Policía Nacional del Perú (PNP), mientras un grupo de personas, presuntamente familiares de los detenidos, gritaban consignas de apoyo a todos los involucrados.

Los últimos en subir a la unidad policial fueron el alcalde de Chimbote, Luis Arroyo y el propo Álvarez, quienes estaban esposados y sonriendo a las personas que estaban en las afueras.

Como se recuerda, el juez encargado de este caso, Walter Sánchez, analizará el pedido del fiscal Manuel Castro, sobre las acusaciones por los delitos de homicidio calificado y asociación ilícita para delinquir.

Además, en dicha audiencia se tomará la decisión si es que los implicados continúan el proceso en prisión.